Porque ya no se puede soñar

La noche eterniza el momento en que recuerdas, incuba rostros y figuras que, al amanecer, quebrarán la realidad que te rodea.

La cotidianeidad nos corrompe y el único modo de salir de ella es trabajar por recordar; nunca olvidar el pasado para pisar firme en el presente, concientizar que estamos en un sitio prestado y que respiramos aire contaminado, ajeno, construir el futuro basados en el segundo que se aproxima, amenazante.

Tarea ardua abrazar al desencanto, volverlo parte de tu vida y, cuando haya perdido su utilidad, desecharlo, borrar con un paño las huellas digitales que se hallan plasmadas en la piel, en la tinta, en el papel que, nunca olvidarán un rostro sonriente, firme, pleno.

viernes, 12 de junio de 2009

Tercer remate de libros en el auditoria nacional

Del miercoles 24 de junio al jueves dos de julio, de 11 a 7, se realizará el tercer remate de libros en el auditorio nacional. Más de cien sellos ediitoriales ponen en descuento los artículos que tienen en bodega y van a destruir...

¿¡QUÉ!?...

¿Porqué?

SI no se han dado cuenta hay muchas universidades públicas a las cuales les pueden donar esos libros que destruyen o muchas universidades privadas con las cuales hacer convenio. Quiero que se me ocurran más métodos de detener la destrucción, pero la verdad es que no me escandaliza tanto, hay libros que no debieron existir jamás.

Lo que me horroriza es que ni siquiera los sellos editoriales puedan pensar a futuro. Una pésima planeación estratégica es lo que los ha orillado a hacer la destrucción. Podrá parecer el mejor autor, el de moda, el de la película, pero editar 10 millones de copias en un país de no lectores... bueeeeno.

Por otra parte el desperdicio de papel es de terror, con una buena planeación gastarían la mitad de lo que usana ctualmente, y eso sería un gran respiro para la vegetación mexicana.

Ya aclarado el punto, ahi nos vemos, ojalá que de verdad haya buenos precios.

1 comentario:

Kike dijo...

y ojala que haya buenos libros :/ la hace dos semanas, tuve entre mis manos uno que de plano no sé por qué alguien dijo "que se imprima" yo creo que era cuate de la autora, o su peor es nada, pero era bastante malo. :/

Afortunadamente hoy empecé a leer otro que resultó ser una delicia de 120 páginas :).

bytes