Porque ya no se puede soñar

La noche eterniza el momento en que recuerdas, incuba rostros y figuras que, al amanecer, quebrarán la realidad que te rodea.

La cotidianeidad nos corrompe y el único modo de salir de ella es trabajar por recordar; nunca olvidar el pasado para pisar firme en el presente, concientizar que estamos en un sitio prestado y que respiramos aire contaminado, ajeno, construir el futuro basados en el segundo que se aproxima, amenazante.

Tarea ardua abrazar al desencanto, volverlo parte de tu vida y, cuando haya perdido su utilidad, desecharlo, borrar con un paño las huellas digitales que se hallan plasmadas en la piel, en la tinta, en el papel que, nunca olvidarán un rostro sonriente, firme, pleno.

martes, 24 de febrero de 2009

Carta de respuesta a mi amigo Matsu Neru

La lectura es un asunto mucho más delicado que la fama, es una cuestión de gustos en realidad.

¿Sabías que Alfonso Reyes es uno de los escritores más comprados y menos leídos en México? Supongo que a eso te referías cuando hablabas de fama. Pues sí, sucede muy a menudo que la hablilla regular de los pasillos le hagan creer a uno que tal o cual autor es bueno-medio-malo o lo que sea, y sí, muchas veces nos dejamos llevar por esa fama, pero quiero hacer dos especificaciones. Cuando nos dejamos llevar por la fama de que son buenos, es cuando se genera la oportunidad de acercarte a otro autor y conocer su obra, si te gusta o no ya lo descubrirás con la lectura, pero las puertas se abrieron y se aprovecho la oportunidad. Cuando nos dejamos guiar por la fama de que son malos pues quizá nos equivoquemos, pero eso depende de lo fiable que sean tus fuentes, porque eso de “es que hay que leer para criticar” es pura tontería, como alguna vez me dijo un colega de la universidad “no necesitas meter las manos al fuego para saber que te quemará”.

Así que la fama es igual que en cualquier otro medio, engañosa para ambos lados, por eso lo que debes intentar es encontrar tu línea de lectura y entregarte a ella, ¿que habrá libros pésimos? sí ¿maravillosos? también, pero ya redujiste la gama inmensa de lecturas a las que podrías acercarte… al final los libros de Stephanie Meyer son malísimos y a muchísima gente le gustan, Proust es un genio de la escritura y a casi nadie le gustan sus textos.

Me preguntas “¿Que es subliteratura y que características tiene, como las identifico?”

Te respondo, te metiste (y a mí también) en camisa de once varas, esa es una pregunta verdaderamente difícil.

Si nos atenemos a la gente que “sabe” (dícese de las personas puristas que están en las altas esferas de la cultura) mi respuesta sería:

En el amplísimo recorrido de la historia literaria han existido muchas corrientes, muchas escuelas, estilos, formas, etc. Cuando en determinada época se crea cierto tipo de escritura, la observa con distintos ojos el dueño de la librería que el lector popular. Bueno, el punto es que en cada época hay ciertos preceptos de lo que es escribir “bien”, si te sales de estos conceptos eres subliteratura, así, en nuestra época, escribir “bien” es acercarte a las técnicas que se han dado en el pasado y remojarlas en atole o atenerte a las actuales que estén aceptadas por los cánones académicos, editoriales, educativos, reaccionarios, etc.

Existen otras opiniones que son igual de válidas expresadas por gente igual de importante. Y como concuerdo con ellos te lo explico de una vez. Las barreras entre literatura y subliteratura no deberían existir, ya que eso no distingue la calidad de una obra ni el gusto que el lector tendrá por ella. Vamos, en la literatura hay libros asquerosos y mal hechos, o bien hechos pero aburridos a más no poder; en la subliteratura (si aceptamos el término) también existen obras grandiosas, entretenidas y tan interesantes que hasta el más refinado académico la encontrará fascinante (si se diera la oportunidad de leerla).

Así que entenderás que preguntaste algo muy difícil de responder.

Ahora, si yo te tuviera que responder te diría que la subliteratura es aquel tipo de literatura que le importa más la difusión masiva que su contenido netamente artístico. Lo que digo es que Ken Follet o Stephanie Meyer tienen una necesidad expresiva igual de válida que la de, no sé, Paz (nota, lo detesto, pero es buen escritor), ahora, quizá las herramientas argumentativas y de discurso de las cuales dispongan sean similares (buenas lecturas, algún recorrido por el mundo literario, no sé), pero el modo de construir sus textos y la capacidad de desarrollar técnicas de trabajo para entregar un trabajo de gran calidad, ahí sí es otra cosa. Los cuentos de Borges están encabronadamente bien hechos, las novelas de Meyer no. Si me preguntaras una sola cosa lo reduciría a invitarte a que buscaras el contenido estético-conceptual de la obra. ¿De qué hablan y cómo lo hacen?

Un problema de nuestra época es que estamos desesperados por conocer los resultados y nos importa un pepino el proceso. Harry Potter, Crepúsculo, un largo etcétera, se encargan de generar acción, creo que se acercan mucho más a una película se Steven Seagal extensa, con magia y escrita, que a un libro. El arte debe ser contemplación, reflexión y trabajo de ideas, no sólo hechos, hechos y más hechos.

Mira, se considera subliteratura a los best-seller, los comics, las letras de las canciones, etc. Pero mi definición sería la que ya te di y repito “aquel tipo de literatura que le importa más la difusión masiva que su contenido netamente artístico”. Como verás si alguien acepta mi término subiría de inmediato al podium literario gente como Neil Gaiman, Scott Mccloud o Frank Miller (de éste algunos trabajos, no todos) y bajarían de inmediato escritores aprovechados de fórmulas amañadas o robadas (ni digo como quienes porque luego la gente se pone enfadosa, pero la siguiente va con nombre y apellido).

Creo fielmente que sí existe una definición de lo que es arte (muy general, pero lo es) y creo que es aquella obra que tenga un compromiso estético y un compromiso social, sea cual sea su técnica, estilo o inscripción. Pero ese es otro tema, esto solo iba a decir que los comics más comerciales han logrado llevar algunos de sus nombres a gran nivel:

todas las historietas comenzaron como estratagema para vender más periódicos, pero después se transformo hasta ser un vehículo de expresión, ahí nace su compromiso estético, cuando los creadores buscan nuevos métodos de discurso, nuevos signos, y crean mitologías o plantean nuevos símbolos. Ahora, el compromiso social es más complicado de lograr, pero te pongo dos ejemplos: el Capitán América fue creado para elevar el espíritu y la moral de los soldados y la ciudadanía estadounidense durante la segunda guerra mundial… y lo logró; los x-men son un reflejo del problema acerca del racismo en esa sociedad, negros vs. blancos, homo superior vs. homo sapiens, y las diferentes caras que muestra una revuelta de este tipo, por un lado está Marthin Luther King, pacifista y conciliador= a Xavier, y por otro está Malcom X=Magneto, algo más radical pero que ambos luchan por lo mismo.

Bueno, basta, a lo que me refiero es que no creo que autores como Meyer o Rowling o Follet, estén realmente interesados en conceptos netamente artísticos, les preocupa el hecho, la difusión y el regocijo cultural.

Respecto a tu otra pregunta “¿Que tienen de malo las historias comerciales, por q son como un mal vicio y por q se dice es para incultos?”

De malo, creo que nada, realmente quiero pensar que son inofensivas por sí solas. EL problema es el lector contemporáneo, flojo, comodino y desinteresado, que no está buscando un avance intelectual o cultural, sino presumir que ya se chutó 500 libros y exhibir su “grandeza”, obtener status social a través de pretextos literarios.

Son un mal vicio porque la gente que lee este tipo de cosas generalmente no le importa avanzar en el nivel de sus lecturas y se quedan estancados en ellas, entonces la lectura no tiene mayor chiste que el hedonismo posmoderno y vacío (si recordamos que la subliteratura no tiene preceptos artísticos concretos, ni los reproduce ni los genera, entonces no te aporta nada).

Se dice que son para incultos porque, cuando empiezas tu vida como lector, ni modo de aventarte a que leas a Jacques Derrida, a Joyce, Proust, Galdós, o el mismo Cervantes, es como querer aprender a andar en bici y que te den los controles de un avión de combate nuevo. Además de que no vas a entender ni madres te vas a frustrar y comenzarás a odiarlo. Pero bueno, como ves esto es normal por algo se empieza, pero se tiene la creencia (y desgraciadamente puede ser verdad) de que estos libros son para incultos porque la gente que comienza su vida como lector se siente en un lugar cómodo al enfrentarse a estas obras, y en lugar de buscar retos de mayor grado de dificultad en cuanto a complejidad y comprensión, se quedan sentados leyendo historias masticadas.

Respecto a tu otro comentario, hasta las historias fantásticas tienen reglas, de hecho, escribir fantasía es en extremo complicado, requiere de mucha mayor capacidad de abstracción y evocación por parte del autor. Por eso se descarta a cualquier chango de cualquier palmera que cree que escribe fantasía. SI todo mundo lo compara con Tolkien (que ni me fascina con devoción ni creo que las comparaciones estén bien) es porque él, junto a Lewis, fueron unos grandes estudiosos de las mitologías antiguas e hicieron una adaptación fenomenal al mundo literario de su época.

Ahora, mi único consejo es que leas, leas mucho y leas lo que te gusta, y si puedes o quieres subir tu nivel cultural, ponte retos duros. Por lo demás, la verdad es que nada parece cambiar radicalmente en el mundo del arte, las transformaciones son lentas así que no me sorprendería (aunque sí me desagradaría) ver en unos años la saga de Meier o Meyer o como sea y la de Rowling, en las bibliotecas universitarias, pero bueeee, algo que realmente les conceda es que, moda o no, pusieron a leer a cientos de miles de jóvenes, y eso es un gran avance, ojalá se preocuparan más por la literatura que por su cartera…

Saludos

4 comentarios:

A dijo...

Formidable en verdad. Nunca habia logrado decir en realidad en esos terminos tal claros cuestiones como literatura y sub literatura. Creo que pasa con todas las palabras, intuitivamente sabes lo que quieres decir, pero terminas con ejemplos como "uno es como Harry Potter y el otro es como las soledades de Góngora" entre los que si hay una gran diferencia pero al no poder caer en conceptos de "mejor" o "peor" pues todos dirán que son juicios valorativos dependientes de la subjetividad, o de "bueno" o "malo" pues intrínsicamente ninguna obra literaria (quiero pensar) es buena o mala, o dependeidno de que es buena o mala. En fin la pregunta de rapidshare esta resuelta en Us talk.

R. J. Woolf dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
K. dijo...

jajajaja pinche A y pinche muerto... sabía que se entenderían.

La neta es que creo que mucho tiene que ver como se acerca el lector al texto...

No le pidas peras al olmo...

Yo no me acerco a Harry Potter para buscar un reto, me acerco para buscar un pinche refugio en donde no hay que pensar, sólo meterme en la onda de la acción, lo mismo me pasa con la saga de Eragon, con Tunnels, con la saga de Twillight...

en fin, bueno el texto, creo que da para más, para una buena discusión con una caguama, una computadora y a escribirlo para hacre un texto interdisciplinario...

Muerto desconocido dijo...

A: Pues que bien que te convencí jaja, es un halago lo que dices,la verdad es que falta concretizar estos términos y sobre todo, que a más gente le importe conceptualizar las cosas, pero bueno, yo me meto con lo formal de los textos, el gusto del lector es un rollo que no se puede cambiar, pero sí es diferente el decir "me gusta" o " no me gusta" a decir si es "bueno" o "malo" que la neta son sopas distintas.

K: Hace mucho que no comentabas canijo, como estás???? Pues mira, grata sorpresa q me tope por andar de metiche en los blogs q nadie me llama.
Y respecto a lo otro, estoy de acuerdo contigo, si te metes a esos libros para buscar un escape adelante, que chingon, que bueno que tus intereses sean cercanos a la lectura aun de por medio el vano entretenimiento que buena falta nos hace, la diferenci, y lo que recalco, es que tu eres conciente de a qué y cómo te acercas, no es q veas Crespúsculo como la biblia pq así lo dice el mktng de alfaguara (q ni se si es la editorial q lo publica). Lo q quisiera en mi mundo ideal es q la banda fuera conciente de sus lecturas (pq eso es un paso q los llevara a ser concientes de su cultura) y q lean lo q les guste, pero con perspectiva. Vamos, sabemos q tambien lees a Auster, a Capote, no sé, cosas mucho mejor hechas, que también significan otras cosas. Espero tener la caguama pronto pa seguirle echando, slaudos y ya comente más seguido, ponga el ejemplo jajajaja