Porque ya no se puede soñar

La noche eterniza el momento en que recuerdas, incuba rostros y figuras que, al amanecer, quebrarán la realidad que te rodea.

La cotidianeidad nos corrompe y el único modo de salir de ella es trabajar por recordar; nunca olvidar el pasado para pisar firme en el presente, concientizar que estamos en un sitio prestado y que respiramos aire contaminado, ajeno, construir el futuro basados en el segundo que se aproxima, amenazante.

Tarea ardua abrazar al desencanto, volverlo parte de tu vida y, cuando haya perdido su utilidad, desecharlo, borrar con un paño las huellas digitales que se hallan plasmadas en la piel, en la tinta, en el papel que, nunca olvidarán un rostro sonriente, firme, pleno.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Pequeño accidente

Hoy me encontré de frente con aquel imbecil, un tipo soberbio e inseguro, un paquete de incertidumbres y protestas veladas, saco de ideologías, a lo menos, confusas, una sátira de la cultura mexicana. Se dedicaba a nada, era un estudiante de alguna licenciatura marrullera semiculta de alguna universidad con poco renombre, no tenía más lecturas que una vaca mexiquense, su idea del aprendizaje era simular ser mejor que los demás, absorber los atajos y las trampas para fluctuar entre la comodidad y la estupidez, se dedicaba a nada, si tuviera alguien compasión por él.

Lo observaba cada mañana en su rutina patética, medio dormir, medio despertar, vagar en su habitación cantando como un desesperado sólo para sacar sus frustraciones y evitar la reflexión que le provocará un vomito terrible, avanzar por el pasillo y desayunar cualquier cantidad de porquerías poco nutritivas que le ayudarán a manejar sus niveles de stress. Solo, como la alimaña que es, se mete a bañar y a destruirse en su silencio, lo último que hago es verlo salir de su hogar, no lo sigo dado que regalarle más de mi tiempo sería morboso e inútil.

Lo veo al regresar, agotado, abatido, pero siendo el mismo estúpido que ha derramado su arrogancia por su pequeño y triste mundo, lo observo trabajar el tiempo necesario para generar la pantalla de mentiras que representa su educación, su pobre educación. No es un sujeto del cual uno se pueda compadecer, mas bien es repulsivo, grotesco y un poco esperpéntico, tirado al drama, pero siempre ensalzando el ridículo público, deberíamos dejarlo de observar para que deje de creerse el centro de atención.

En lo que a mí respecta sólo podría darle un consejo, si es que le importa aunque lo dudo, deberá cerrar la boca y ponerse a interesarse por su vida, dejar de desperdiciarla, dejar de lloriquear y dejar de fingir.

Y bueno, en lo que a él respecta, se hartó de mí, de mi mirada inquisidora y de mis formas desagradables a sus ojos, es un idiota, decidió arrojarme al piso, aplastarme y triturarme hasta que no quedarán pedazos reconocibles de mi forma, ¡Yo, que lo aguante por más de veinte años! Ahora sólo me queda fundirme en una nuevo ser, si tengo suerte, y poder llegar a la vida de alguien más para hacerle feliz.

-¿Qué hiciste?

-No sé mamá, iba de paso a mi cuarto y creo que le pegué al espejo con la mochila y se cayó

-¡Ash! No andes descalzo por la casa, no quiero que se te vayan a enterrar los vidrios.

6 comentarios:

K. dijo...

Te aplaudo de pie... en verdad que la capacidad de criticar fuerte se te da y este pequeño ejercicio de reflexión es una gran muestra de ello.

Un abrazo,

K.

Mait' dijo...

Aunque el espejo se rompa, sus partes siguen reflejando. Lo siento no te vas a poder deshacer de ti. jaja Saludos.

Ginger dijo...

yo creo en que las personas si cambian, y de verdad admiro esa forma tuya que criticarte...wow, se necesitan varios gramos de cojones, en fin, espero no te moleste q pase a visitar, besos

RED SHOES GIRL dijo...

7 años de mala suerte, y tu reflejo vivo.

Muerto desconocido dijo...

K.: Pues... gracias y un abrazo

Mait´: SIempre está la fundición y volver a modelar, sí es el mismo vidrio pero con otra forma... además imagina, me deshago de mi mismo y q hago??

Ginger: ...gracias... por otra parte me da gustoq andes por acá, ojalá vuelvas

red shoes girl: Y Comienzan ahora (vaya, debería hacer un espejo para tener 7 d buna suerte, el reflejo no se va

Cicuta drinker dijo...

Caramba! -desquiciado por el sol, gritó el hombre de la cabeza de tazón.

-¿será que nuestro destino está atado a una fuerza infebale que podmeos conjurar cada vez que nos encontramos en apuros?
-no
-Ah, bueno.