Porque ya no se puede soñar

La noche eterniza el momento en que recuerdas, incuba rostros y figuras que, al amanecer, quebrarán la realidad que te rodea.

La cotidianeidad nos corrompe y el único modo de salir de ella es trabajar por recordar; nunca olvidar el pasado para pisar firme en el presente, concientizar que estamos en un sitio prestado y que respiramos aire contaminado, ajeno, construir el futuro basados en el segundo que se aproxima, amenazante.

Tarea ardua abrazar al desencanto, volverlo parte de tu vida y, cuando haya perdido su utilidad, desecharlo, borrar con un paño las huellas digitales que se hallan plasmadas en la piel, en la tinta, en el papel que, nunca olvidarán un rostro sonriente, firme, pleno.

domingo, 5 de agosto de 2007

Que extraños son los fines de semana

Hoy, ya domingo en la noche tengo muchas cosas que decir acerca de este buen y largo fin de semana, además de que empezaré hoy con el segundo texto del movimiento "Lectura lenta".

Platicaré primero de futbol: Hubo debut el sabado a las 10:30 a.m. en el equipo de Guyana Francesa en la liga planet gol Coapa, jugué como 28 minutos de los 40 perdimos 9-3 pero aun así estoy contento, el Tec y yo hicimos buena mancuerna, le puse una asistencia para gol y él pues anotó. Sólo es cosa de encancharse y que llegue más gente al equipo para tener cambios porque en general estamos un poco pasados de cervezas.

Continuando con la línea futbolera, y aprovechando que ya empezó la liga, quiero hablar de una situación que no muchos entienden pero no me importa, por eso se los explicaré: mi amor a dos camisetas de futbol. Por un lado está el America, el gusto que le tengo a ese equipo es extraño, desde pequeño crecí con esos colores, a veces defraudado, a veces complacido, fui parte del equipo más odiado de México (la afición también juega). Pero con el tiempo llegaron unas vacaciones, y otras y otras, amigos, paseos, gente, lugares, paisajes, playas y me enamoré de Chiapas, así que cuando me entero de que ya tienen equipo en primera división, mi corazón se partió en dos... cuando menos me di cuenta ya estabamos salvandonos del descenso con un gol contra tecos, logramos golear a los Pumas de la UNAM 5-0 en el Victor Manuel Reyna de Tuxtla Gtz., y eramos descalificados de la liguilla por las Chivas en el último minuto con gol de Bofo. El America se ha vuelto para mí una de esas relaciones enfermas que uno llega atener en su vida, me da gusto cuando algo malo le pasa, auqnue me preocupo y no me sienta nada bien, y me alegro cuando algo bueno le pasa aunque desearía que eso pudiera hacer mi otro amor. Las águilas, es uno de esos amores con bello rostro y espectaculares adornos; los Jaguares son más discretos pero siempre fieles y entregados. Recuerdo el día que mi visión se aclaró, el America llevaba 30 partidos invicto, le tocaba jugar contra los Jaguares, no tenía idea de que hacer, de que camiseta ponerme, así que decidí ver el partido y disfrutarlo... ganamos 3-2 y le quitamos lo invicto a los amarillos, entonces entendí que prefería una buena chimenea cálida y siempre acogedora, además de cariñosa y fiel, que el tormento de lo glamoroso y sublime, a veces alto a veces bajo, que representaba el ser un aficionado más emplumado... a pesar de todo hay algo que une a mis dos entes que batallan, el odio a las Chivas. (Jaguares 1-1 Atlante). ENtonces, arriba felinos, a destazar cuanto presumido jugador se ponga enfrente... America, en cuanto puedo te voya olvidar.

Después del fut hubo desayuno intelectual, comentar acerca del medio ambiente y el problema de género. Hasta ahí estabamos muy coherentes, pero de las dos de la tarde a las dos de la mañana no hice más que decir estupideces y reir y reir y reir... ¿Alguna vez se han reído tant que les duele no sólo la panza sino la cabeza también? Bueno, a mí me pasó yes tan´pero tan agradable. (Banda muchas gracias, es super chingón echar desmadre con ustedes, un abrazo al sensei Tec, a la patroncita, al Chino, al Bruck y al muy divertido Mike).


Justo a la hora de brujas no lo resistí y le mande un mensaje a Ana Pau, la que alguna vez fue dueña de mis noches, mis días, mis murmullos y mis agostos, ahora, a la distancia sólo puedo desear que te vaya increíble y ojalá nos vemaos pronto. En este post pondré de nuevo el texto que hice para regalarselo porque ya sabe que está aquí y seguro vendrá a verlo (i hope).


El domingo por la mañana todos se rajaron para ir a escalar, pero la verdad los entiendo y no los culpo, ya será para la próxima (No olvides Tec avisarme lo de la grabación.); de todas formas fui porque ya había quedado con Gaby y ambos teníamos muchas ganas de ir... la pasamos tan pero tan jodidamente bien, ella descubrió un nuevo deporte al que seguramente le agarrará cariño y yo redescubrí mi pasión, me cayeron muy bien las vacaciones pero la adrenalina me llama y es hora de regresar a mi tierra, las alturas, las manos sudadas y el miedo que corre en la sangre... aún a dos metros de altura (mientras lo platico me sudan las manos)... Gaby bienvenida.

LLegué a casa agotado, temprano y hambriento, mi jefa que me quiere tanto ¡Zaz! que me da de comer (sí sí). Sentado frente a la compu viendo redes internas de cosas y cosas y me encontré dos buenas noticias, el monstruito me propueso que hicieramos una rolita con el poema para Ana Pau, por supuesto dije que sí y parece que la niña tendrá doble regalo (me gustó que propusiera algo, sigan el ejemplo jajaja). Lo interesante de esto es que en mi pc se puso una selección de rolas bien heterogéneas per bastante a gusto, de las que me acuerdo son: Otoño Medieval de rata Blanca, Jus a little bit de Maria Mena, el ending theme de Crono Cross, Mientras tanto de Rosendo, Just my imagination de Gwyneth Paltrow&Babyface, EL hijo de la Inés de Marea y The Jester´s dance de In flames. Que bonita es la música sin letra, que bonitas son las letras de las rolas... esperemos que cuando el mundo se acabe tengamos un poco de música para escuchar, o impulsos cerebrales y emotivos para crear.

Bien, se acabó la anecdota, vamos a empezar con el texto, será una serie de tres episodios cortos de un relato, este es el primero, ojalá les guste, recuerden, tomense su tiempo.

*****
Paseo por el parque: episodio I.

Cuando volteas el rsotro al suelo ¿Qué ves? Sin oportunidad de negación, podemos decir que la vida es una verdadera miseria, un hoyo negro que te consume y te provoca un vómito de sensaciones...

La tarde estaba por terminar, la última tarde de su vida, después de eso nada más que oscuridad. El tiempo era bueno y el color dorado de aquella nube le recordó que aún tenía algopendiente, así, se levanto de la banca del parque rojo y emprendió su lento andar a través de los árboles abrasados; cadencioso tiovivos y sonoras resbaladillas vacías le observaban, acabado, lleno de fatiga, con cayos en los pies y llagas en el aliento.

Una moneda en la máquina de café y un poco de cancer en los pulmones laceran sus lágrimas, retrasan un suspiro netamente empírico; unos segundos más tarde gira sobre sus talones y reanuda el andar muerto de su vivo talento.

Recitando historias, viaja en mundos y submundos que a partir de ahora le pertenecen, unas monedas plateadas llueven, su mágico sombrero le proporciona la última cena y su garganta el último gracias. Alimenta una infinita paloma que no huye de su mano, grises los dos, hacen comunión en la mirada, comen del mismo pan y beben de la misma lluvia, caen, de la misma forma todos los días, del cielo, a buscar un retazo de pasión que transforme el olor de las manos silenciosas.

Tiene más de veintisiete pecados capitales en su lista; la paz inetrna que le embriaga lo tiene sorprendido por la madurez de los huracanes que lo devastan. Ya pasan varias centurias en las que no ha soñado, algo cercano a un milenio sufriendo pesadillas progresivas, algunos siglos despertando a medianoche y los suficientes lustros purgando su condena.

Y por fin la ve, a lo lejos, tan fina, tan blanca, tan joven, tan pura, tan sonora; no puede más que observarla y sonreir. No queda nada por hacer, nada sino caminar, caminar y caminar, nadar, volar, correr, cantar, gritar, reir, soñar, balar, llorar, acariciar, sentir, nacer, vivir...

Volteando al cielo, la luna se refleja en la última lágrima que es capaz de huir a su destino, y ya nunca amanecerá.
*********************

Ese fue el primer episodio, no sólo se trata de ´hacerlo despacio, inenten retener lo más posible para la segunda´parte e ir armando el tesssssssssssto.
********************************
Bueno Ana Pau FELIZ CUMPLEAÑOS:

Y soñé con ella en do menor, llevaba blusa roja y pantalón azul,
ámbar en la mirada, eterno rostro infantil, mejillas rojas de pena,
sus manos de niña de nuevo, una nota desafinada salió de mí.

El Sueño (Dios pagano encerrado por ambiciosos humanos)
se ha ido y la lleva con él, le trata dulce y con gozo,
despierto y me niego a dejarle ganar, último intento furioso.

Con las manos vacías observo las horas de arena,
las horas que la llamaban a gritos, que ahora la recuerdan,
las horas que han vuelto, de soledad, de ella.

El teléfono suena, la voz de seda responde, oigo un murmuro,
ella no entiende mi acorde, me es tan cercana, tan ajena,
le temo y le nombro, le temo y le temo.

Le oigo y sonríe, le escucho, es amable,
le oigo e imagino, le escucho y espero, le oigo y la beso,
le escucho y sonrío, le oigo, le quiero, le escucho y la beso.

Treinta y tres minutos de melódica parsimonía,
un juego cósmico que sólo ella y yo comprendemos,
un juego cósmico que, tal vez, solo, sólo yo juego.

No encuentro su blusa tan roja de adulta,
encuentro de niña sus manos ocultas, su voz de armonía,
su mirada de ámbar, jaula de un beso en montura de plateada poesía.

Se terminó el cuento y quedé perdido en el tiempo,
escupiendo mentirosas sonrisas, vomitando aire que no quiero,
tragando rabia que me falta para tener valor y morder el viento.

Treinta y tres minutos que se van, que se quedan allá
en la muerte, que te observan a lo lejos, acarician una estela,
besan los labios encendidos del recuerdo… treinta y tres minutos.

El vacío está lleno de esperanza perdida, de falta de valentía,
de incapacidad prudente y de fuego gris, opaco, llameante de
plata, de luna que se arrincona en un parpadeo, lejano, escarlata.

Sé cuando volteas al infinito y suspiras, sé que el momento no es mío,
mas coincide con el instante en que miro al infinito y te nombro,
si conocieras el camino del gris gavilán que suplica…

El viento despeinó la esperanza y dejó en una cesta al dolor,
te vas de nuevo, de día, de noche, con tu voz de niña,
de tarde, con tus manos de niña, con tu mirada de ámbar.

Y soñé con ella en do menor, llevaba blusa roja y pantalón azul,ámbar en la mirada, eterno rostro infantil, mejillas rojas de pena,sus manos de niña de nuevo, una nota desafinada salió de mí...


********************


Demasiado por hoy, buenas noches.

3 comentarios:

ZIt´Agoras dijo...

Pues muchas gracias por invitarme...

Y claro q sí, con mucho gusto nos juntamos pa´ la crítica, o pa´ la plática, o pa´l desmadre... O pa´ lo q sea...

Tú dices cuándo, yo digo dónde...jejeje. Yo tengo disponible los fines de semana. Ahí me avisas!!!

Mi cel. 044-55-40-10-14-20

Mariana :) dijo...

Monster:
El paseo por el parque me ha gustado, pero creo que el primer párrafo: "Cuando volteas el rostro al suelo ¿Qué ves? Sin oportunidad de negación, podemos decir que la vida es una verdadera miseria, un hoyo negro que te consume y te provoca un vómito de sensaciones..."
Dejas un poco la sensación de que lo que sigue en el cuento será algo fatal... ¿Co crees que es un poco rudo para empezar?

Cicuta drinker dijo...

Caramba!

He huido del mundo un par de veces, he caminado por tantos parques, que me parece casi un regalo de Dios que la gente disfrute eso viajes, todo hasta la miseria es algo de lo que debemos estar orgullosos.