Porque ya no se puede soñar

La noche eterniza el momento en que recuerdas, incuba rostros y figuras que, al amanecer, quebrarán la realidad que te rodea.

La cotidianeidad nos corrompe y el único modo de salir de ella es trabajar por recordar; nunca olvidar el pasado para pisar firme en el presente, concientizar que estamos en un sitio prestado y que respiramos aire contaminado, ajeno, construir el futuro basados en el segundo que se aproxima, amenazante.

Tarea ardua abrazar al desencanto, volverlo parte de tu vida y, cuando haya perdido su utilidad, desecharlo, borrar con un paño las huellas digitales que se hallan plasmadas en la piel, en la tinta, en el papel que, nunca olvidarán un rostro sonriente, firme, pleno.

lunes, 15 de marzo de 2010

Miscelaneo IV

Primero, Alicia, de Burton.

Fantástica. Contra la crítica general he de decir que la película está bien lograda, los paisajes muy cuidados, las actuaciones bastante efectivas (basta ver los matices opuestos del sombrerero y las reinas), el diseño de arte maravilloso, y la historia, bueno, bastante regular para ser una secuela.
Es obvio que en el equipo de Burton (o él mismo) no había nadie con el inigualable talento de Lewis Carrol, así que crearse una secuela de los libros era una tarea bien complicada. Sin embargo, si bien la historia no es excelente y, más bien, bastante básica, funciona perfecto para ser una película que se disfruta con una gran bolsa de palomitas.

Si lo que esperabas era una trama rigurosamente artística, te recomiendo leer los libros antes de ver la cinta, así seguro comprenderás más y mejor muchos de los datos que parecen quedar sueltos. Lo cual me parece un excelente ejercicio de Burton, “forzar” a tu receptor a conocer la historia previa (literaria) para disfrutar lo contemporáneo.

Por otra parte, creo que no dejaron a Burton trabajar en paz. La productora Disney, me parece que censuró algunos elementos mucho más obscuros en la película. Por ejemplo, los cambios de personalidad de los personajes (la piedad de la reina roja, la maldad de la reina blanca, la ira del sombrerero, el temor del J) son contrastes violentos, que oscilan de lo total a lo total, en su polo opuesto, pero sólo se ven destellos de estas actitudes que pudieron llevar a otro tono la película.

No sé si la película no hubiera sido de Disney quizá estaríamos hablando de otra Alicia.

Dos: ¡Carajo!
60 ejecutados en un fin de semana. Alguien debe poner orden, la raza política está cruzada de brazos perdiendo el tiempo en chismes y mentiras, y la gente se sigue muriendo. Estaremos de acuerdo muchos en que ya estamos hasta la madre de eso y de “n” cantidad de cosas más. A veces me parece que los de arriba están presionando para que de verdad la gente se levante; pareciera que quisieran llevarnos a nuestros límites, y por mi parte aviso, me niego totalmente a un movimiento violento, no creo que la sangre limpie sangre. Mientras, ayudémonos a encontrar una solución viable al grave problema del país, llamado ineptitud.

Por último: Se solicitan héroes.
No sé si no lo han notado, pero ante la grave falta de motivadores nacionales, esperamos ansiosamente que un destello caiga del cielo y nos provea de un Mesías cálido, amoroso, que nos llene de confianza y esperanza. En vista que ese gran hueco no será llenado por ningún político, ni actor, ni futbolista, hemos de recurrir a los viejos héroes, a los que con un movimiento lograban que se levantara toda una plaza, que con su sangre bañaban el terreno sagrado; no, no soldados, boxeadores.
Cuando un pueblo necesita símbolos se acerca a las figuras que más le impactan, que cree ideales o efectivas. Nuestro colectivo está necesitado, así que ¿quién mejor que un joven de 19 años, pelirrojo, fortachón y carismático para llenar esas expectativas? Postulo y considero al Canelo Álvarez para que sea el nuevo héroe de la raza, ojalá que no se llene la cabeza de agua antes de tiempo y pierda el rumbo, ya que me parece que su futuro es prometedor y puede ser uno de los grandes boxeadores mexicanos.

5 comentarios:

[ Zombie Grrrl ] dijo...

¡Canelo! ¡Canelo! ¡Canelo! Me volví loca gritandole en su última pelea, en Chiapas jajaja. Esperemos que apartir de este último bulto que tuvo, tenga buenas peleas y sin importar el tipo de actividad física esperemos que los mexicanos se concentren más en hacer deporte que en matar gente o robar. Debe haber mucho talento por ahi jiji.

Kike dijo...

1- Nunca me ha gustado ni un poco Alicia, desde niño, desde los cuentos "light", las películas maratónicas y no tanto, las reseñas, los artículos coleccionables, todos han acabado en que la odie tanto que ni siquiera a estas alturas me digne en leer los libros. Tristemente, eso es lo que le puede pasar a un chavito al que -no sólo Disney- le vende la idea de que esa historia es para "niños".

El trabajo de Burton esta vez lo dejaré pasar hasta que tenga nueva obra.

2.- Ya estamos, en efecto, hasta la madre. Yo tampoco creo que la sangre limpie la sangre, pero esque hasta el pinche clarasol está caro :P

3.- ¿Por qué tiene que ser un boxeador? ¿tradición? ¿Y qué si no es él?

MIN... dijo...

Yo quiero ir a ver alicia.. pero mi pulguis no ha querido ir la bandida...

Y yo quiero ser heroina... de esas sexys.. iré mandando a hacer mi trajecito..

Un beso :D

Don Rul dijo...

No necesitamos héroes, ya tenemos a Benito Juárez y a Adal Ramones. Sólo es cosa de que los dejemos trabajar.

Pesadilla dijo...

Zombie Grrl: Ojal{a que Pacquiao no gane las elecciones y Mayweather todavía tenga edad pa cuadno el Canelo ya esté puesto pa pelear vs ellos.

Kike: Te sugiero que le des una oportunidad a los libros, y si lo haces, ve a ver la peli, estoy seguro que disfrutaras haciendolo en ese orden

MIN: Quizá sería buena idea que le pusieras la otra de Disney a tu pulga y depsués te la lleves al cine, pero no la vean doblada! Segura que quieres andar por la calle con los calzones de fuera??

Don Rul: Necesitamos un heroe que esté vivo y uno que no tenga el tic de agarrarse el hombro y decir estupideces cuando abra la boca, otro de los motivos por el cual los boxeadores son perfectos para esa tarea.